Módulos Temas Día

Más en Gobierno

La traición de Vizcarra, la columna de Diana Seminario

“Resulta indignante escuchar al presidente aliarse con los enemigos del Estado de derecho, del progreso y de la inversión privada”.

La Antorcha Panamericana ya empezó su recorrido por el país con el encendido en Machu Picchu. (Lima 2019)

La Antorcha Panamericana ya empezó su recorrido por el país con el encendido en Machu Picchu. (Lima 2019)

“Tengo que preparar el argumento”, le decía el presidente Martín Vizcarra a las autoridades de Arequipa, a los radicales antimineros que presionaron al Estado a que retroceda frente a la licencia dada a Southern Perú para que ejecute el proyecto minero Tía María. Era el 24 de julio de este año, pocas semanas después de haberse dado luz verde a la mina. El viernes 9 de agosto se consumó el ofrecimiento, y el Gobierno suspendió la licencia por 120 días.

“Hay argumentos para retroceder y ya se presentó, vamos a hacerlo, pero no es que pueda hacerlo mañana. O sea, hay que verlo, pero hay que trabajarlo […]. Nos ayuda de que ustedes mismos hagan el sustento”, se escucha decir a Vizcarra en la conversación que sostiene con el gobernador de Arequipa, Elmer Cáceres, y otras autoridades de la región. Y efectivamente, eso fue lo que pasó.


Para entonces el Gobierno Regional de Arequipa ya había presentado el recurso de revisión de licencia que precisamente conllevó a la suspensión de la licencia que se hizo pública el viernes.

“Vamos a analizar la posición que han presentado. Ya ustedes saben cuál es mi posición pero no puedo adelantarla públicamente”. De esta manera se infiere que el documento presentado por los arequipeños sería aceptado por el Gobierno, porque esa era la posición del mandatario, quien necesitaba municiones para sustentar la decisión.

Si esto no es claudicar ante el caos, violencia y el bloqueo de carreteras que para entonces ya azotaban al sur ¿qué es?

Resulta indignante escuchar al presidente de la República aliarse con los enemigos del Estado de derecho, del progreso y de la inversión privada. Martín Vizcarra traicionó los ideales que deberían identificar a un estadista.

Es innegable que no se puede promover un proyecto minero a “cualquier costo”, pero también es cierto, que un jefe del Estado no puede ir a capitular con quienes estaban “incendiando el sur”. Y a ellos es quienes les pedía “más argumentos”.

Vizcarra entonces ya había tomado una decisión, por lo que ahora se entiende su silencio respecto a este tema durante el mensaje a la nación del 28 de julio frente al Congreso.

Tags Relacionados:

test

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ